Bruselas reafirma la exclusividad de las Naciones Unidas en el tratamiento del problema del Sáhara

Bruselas reafirmó el martes por la noche, la exclusividad de la ONU en el tratamiento de la disputa territorial del Sahara, durante un debate del Comité de Comercio Exterior del Parlamento Europeo (INTA) sobre la renovación del acuerdo agrícola Marruecos-UE y sus repercusiones en las poblaciones de las provincias del sur del Reino.
Durante este intercambio de puntos de vista, Pierre Moscovici, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, señaló que este acuerdo tiene tres objetivos.
Esto es, dijo, la obligación de la UE de cumplir con la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia (TJUE) de diciembre de 2016, la ambición de apoyar el desarrollo otorgando preferencias arancelarias a los productos originarios de la región y el imperativo de no interferir en el proceso político de solución del problema del Sáhara en curso en las Naciones Unidas.
Esta pregunta, aseguró el Comisario europeo, es responsabilidad exclusiva de la ONU y la UE solo puede apoyar este proceso, teniendo cuidado de no interferir.
Dejó en claro que a lo largo del proceso de consulta, que se realizó de manera amplia e inclusiva con todas las partes interesadas para la renovación del acuerdo agrícola, “hemos adoptado un enfoque neutral y despolitizado”, dijo, pidiendo a los diputados del Parlamento Europeo que hagan lo mismo.
“No se os pide de pronunciarse sobre el estatuto final del Sahara. Lo que se requiere es la creación de una base legal para otorgar preferencias arancelarias a los productos del Sahara en beneficio de las poblaciones saharianas “, dijo a los diputados del Parlamento Europeo miembros de la Comisión INTA. del Parlamento Europeo.
Estas preferencias arancelarias, explicó, contribuirán significativamente al desarrollo socioeconómico de la región y, por lo tanto, a su estabilidad.
El nuevo acuerdo agrícola, aseguró Pierre Moscovici, debería tener un impacto positivo en la población local, especialmente en los principales sectores de la agricultura, la pesca y potencialmente los fosfatos, recordando a este respecto que 45,000 empleos locales dependen directa o indirectamente de la pesca y otros 14,000 empleos en el sector agrícola.
Advirtió que cualquier negativa a otorgar preferencias arancelarias a los productos de la región socavaría significativamente las exportaciones de la región y tendría un impacto extremadamente negativo sobre la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*