Fugitivos de Tinduf retenidos en el aeropuerto de Madrid antes de su deportación

Unos 80 jóvenes saharauis y tres mujeres han huido de los campos de desolación de Tinduf en busca de un mejor refugio en territorio español, pero están retenidos en el aeropuerto de Madrid esperando ser deportados.

Los fugitivos de Tinduf tuvieron la idea de tomar un vuelo internacional con una escala en el aeropuerto de Madrid barajas y una vez allí intentaron en vano pedir asilo.

Los 80 saharauis, informó el lunes 21 de agosto, un sitio cercano al Polisario, fueron retenidos por la policía fronteriza española que los colocó en un centro de detención del aeropuerto mientras esperan su expulsión.

Todas sus pertenencias y sus teléfonos móviles, añade el sitio “futurosahara.net” fueron confiscados y se les sometió a un largo interrogatorio después de la negativa de las autoridades españolas a reconocer sus documentos de viaje que llevan el sello de la quimérica republica ” RASD”.

En el pasado, los descontentos saharauis, algunos disidentes del Polisario que lograron salir de la prisión abierta en Tinduf, tomarón la dirección de Mauritania, donde pidieron a los servicios diplomáticos y consulares de Marruecos, autorización para viajar a las provincias del sur del Reino.

Pero, desde la infiltración en los últimos años de los elementos de confianza para el Polisario para unirse a las filas de los “separatistas del interior “, Marruecos les ha impuesto medidas muy estrictas de entrada para evitar la introducción de estos elementos que vienen especialmente para sembrar alborotos e infringir el orden público a través de actos provocadores innobles a las fuerzas de orden marroquíes.

Los acontecimientos dolorosos de desmantelamiento el 8 de noviembre de 2010 del campamento de Gdeim Izik, y el asesinato vil de once miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes todavía están presentes en la mente de los marroquíes y las familias de las víctimas.

“Es cierto que la patria es clemente y misericordiosa, y lo seguirá siendo,” según lo observado por el Rey Mohammed VI en un discurso a la Marcha Verde en noviembre de 2014, pero desde los trágicos sucesos de Gdeim Izik, Marruecos se niega a acoger a “traidores” en su tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*