Una treinta de “gendarmes” del Polisario protestan en Rabuni

Una treinta de elementos de los llamados “gendarmes” del Frente Polisario han comenzado el jueves, 6 de septiembre, una sentada ante los locales del denominado “Ministerio de Defensa” en el campamento de Rabuni en protesta contra la malas condiciones de su misión.
Los miembros de este “cuerpo de élite” creado bajo la dirección del ex jefe del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, se negaron a someterse a unas prácticas en una escuela del ejército completamente en ruinas y que carece según ellos, de agua, electricidad y de alimentación, informa Futurosahara, un sitio muy cercano de Mohamed Lamine Ould el Bouhali, principal oponente del jefe del frente, Brahim Ghali.
Mohamed Abdelaziz, había incluso en vida, inaugurado, una escuela llamada “Sam Nujoma” para la formación de “gendarmes”, colocando a su hijo mayor a la cabeza de una unidad del cuerpo militar.
Los llamados “gendarmes” muy enojados en contra de su liderazgo, han confiado a los medios de comunicación saharauis, que el hecho de enviarles a realizar sus prácticas en esta escuela, “es una ofensa” para ellos, de ahí su decisión de dar la vuelta para ir protesta en Rabuni que alberga la sede del Polisario.
El malestar sentido por los llamados “gendarmes” es agravado por el hecho de que su cuerpo fue todavía considerado bajo la dirección de Mohamed Abdelaziz, como la punta de lanza de las milicias armadas del Polisario. Contaba en la época con más de 700 elementos antes de ser reducido a menos de 200 elementos bajo la dirección de Brahim Ghali, revela la página web Futurosahara, citando el testimonio de manifestantes militares.
Estos son, según las mismas fuentes, las víctimas de una guerra intestinal entre Brahim Ghali, y su rival Ould El Bouhal, el ex llamado “ministro de defensa” que nunca ha tragado su despido de este puesto clave
Ahora cada uno de los dos hombres fuertes Rabuni, además de los “walis de las regiones”, pretende hacerse con el control de este cuerpo de élite para extender su autoridad y hacer crecer sus negocios.
Estar bien colocado en lo alto de la pirámide de poder en Rabuni puede dar mucho y abre las puertas al enriquecimiento ilícito de los jefes de los más influyentes del Polisario, que no dudan en pedir las ayudas humanitarias, a favor de la población necesitada de los campamentos de Tinduf, para luego desviarlas y saquearlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*